Técnicas de estudio para niños que no quieren aprender

Técnicas de estudio para niños que no quieren aprender

Actualmente hay una gran variedad de técnicas de estudio efectivas en niños que no quieren prender, pueden llegar a ser útiles para ellos, si están ante esta situación, en este artículo se mencionaran algunos hábitos que les ayudara con la retención, ya que muchos padres asiste a consultas sobre la educación de los hijos y la mayoría de ellas se centran en la dificultad al momento de aprender.

Sin embargo, una tendencia creciente es la falta de motivación de los niños al momento de poner atención en clases y las ganas de aprender, no hay duda que la mayoría de las veces que se dan estas situaciones es por falta de hábitos estudiantiles o por una deficiencia en la motivación de los niños.

Técnicas de estudio eficaces para niños

En este punto hay que resaltar que algunos niños pueden tener algunas condiciones que dificulten el proceso de aprendizaje, con diferentes trastornos de aprendizaje y las deficiencias audiovisuales, auditivas, entre otros.

En cualquier caso, cuando los padres sospechan algunas de estas condiciones, es necesario acudir a un psicopedagogo o psicólogo para que haga una valoración del niño y le ofrezca tratamiento. Si no saben qué hacer para que el niño tenga interés por estudiar, alguno de estos hábitos les ayudará:

Conocer e interesarse por los hijos: si los padres están interesados en ayudar a sus hijos, inicialmente hay que conocerlos muy bien, qué asignatura les gusta más entre otros gustos escolares que los guiara para planificar las sesiones de apoyo educativo y centrarse en los intereses del niño

Crear un hábito: sea cual sea la situación por la que el niño no tenga interés hacia los estudios, siempre hay que poner en marcha estrategias efectivas para mejorar esta desmotivación, estas también son aplicadas en niños con alguna discapacidad o problema de aprendizaje, aunque lo recomendable es que estos hábitos deben ir acompañados de terapias y estrategias creadas por expertos en el caso.

Trabajar con rutinas: los niños se sienten más seguros cuando saben lo que deben hacer en todo momento, por lo que es importante comenzar con una buena rutina familiar, por ejemplo hay que indicarle a los niños que es lo primero que harán cuando lleguen a casa luego del colegio, por ejemplo, merendar, luego darse una ducha, cenar e ir a dormir, debe ser una rutina diaria para que se termine convirtiendo en un hábito para el niño.

Buscar el espacio adecuado para estudiar: hay que buscar espacios que estén silenciosos, hay que evitar que los niños estudien en la cama o el sofá, además de mantener alejados cualquier dispositivo o elemento que haga que pierda la atención, un espacio silenciosos, con buena luz y los materiales necesarios estará bien.

Dividir el estudio en bloques: dividir el tiempo de estudio en bloques es esencial para que los niños no se sientan abrumados, sobre todo cuando están pequeños, es por ello que cada 30 minutos hay que dar 5 minutos para que descansen un poco, en este tiempo pueden tomar agua, conversar un rato con sus padres acerca de la escuela o compañeros de clases, etc.

Finalmente, es importante conocer las limitaciones de los hijos y así implementar técnicas de estudio que les permita aprender mejor cualquier tipo de contenido, si la situación continúa y se incrementa lo mejor es consultar con un profesional.